Ruido interno

Ruido interno
Ruido interno

 

Muchas veces sólo quiero llorar hasta ahogarme. Y otras quiero recurrir a la violencia física conmigo mismo.

A veces no entiendo qué es lo que hago mal, o qué debería hacer para no sentirme así de mal.

Los ataques van y vienen, vienen seguido y, a veces, se quedan.

Quizá mi enojo no sea con alguien en específico, sino conmigo mismo. Siempre fue así y así va a seguir siendo. Pase lo que pase siempre voy a pensar que soy yo la que hace las cosas de la manera incorrecta.

A veces me siento bien, me quiero e incluso lo demuestro. A veces (a menudo) me siento mal, me odio y me lastimo.

Me lastimo de todas las maneras posibles, y, quizá, hasta dejo que otras personas me lastimen.

El castigo mental es diario. Y gracias a eso, mi insomnio también lo es. Cuando no puedo dormir, dibujo cosas sin sentido, como ahora. Dibujo y después borro, y, quizá, después me arrepiento.

En las tardes no existo, simplemente duermo todas las horas que no duermo durante la noche. Y mi rendimiento escolar baja, y mi autoestima también. Y mi apetito es poco, y mis ganas de seguir también. Y mi sueño es alto, y mis ganas de ser una persona distinta también.

Cuando no puedo dibujar, escribo, y cuando no puedo escribir, no dibujo. Me gustaría poder hablar más, ser sincero con las personas que me rodean y dicen quererme.

Lo único que sé que estoy haciendo bien es aceptar que estoy haciendo las cosas mal, aceptar que lentamente estoy decayendo, que el estrés se acumula, y que la tristeza va de la mano con el odio siempre.